Noticias
Volver

El Presidente del Senado reivindica el buen hacer de la Cámara Alta en 40 años

Pío García-Escudero analiza el papel del Senado como órgano parlamentario de representación de las Comunidades Autónomas definido por la Constitución Española y la conveniencia de reformar la Cámara Alta

/liferay/image/image_gallery?uuid=6b53c81d-beb7-4742-a7bb-a1e050fbffe1&groupId=11601941&t=1539274458747
El presidente del Senado, Pío García-Escudero, en un momento de la intervención en el Colegio Notarial de Valencia

 

El Colegio Notarial de Valencia ha acogido la conferencia de Pío García-Escudero, dentro del ciclo de conferencias organizado con motivo del 40 Aniversario de la aprobación de la Constitución Española. Durante su intervención, el Presidente del Senado ha hecho alusión al cuestionamiento de la utilidad de la Cámara Alta de los últimos tiempos, asegurando que el Senado es una cámara parlamentaria “concebida para hacer muchas más cosas que la aplicación del Artículo 155 de la Constitución”. 

Tal y como ha indicado, “el Senado realiza funciones de una Asamblea parlamentaria democrática; aprueba leyes, controla e impulsa políticamente la acción del Gobierno; autoriza la firma de tratados internacionales; elige a los miembros integrantes de otros órganos constitucionales o de especial relevancia; y, por su puesto, tiene encomendada una función presupuestaria… esta última, que parece no gustarle nada al actual Gobierno, es absolutamente nuclear en una democracia parlamentaria”, ha analizado. En este sentido, Pío García-Escudero ha transmitido a los asistentes la gran preocupación que le produce la pretensión del actual Gobierno de anular el papel del Senado en la aprobación del llamado “techo de gasto” por las Cortes Generales. Para él, “si llegara a ocurrir que este Gobierno cambiase la ley en una cuestión tan esencial como es la del objetivo de estabilidad presupuestaria, sin otra razón que la de sortear su actual situación de minoría parlamentaria, entonces el equilibrio de poderes de nuestro sistema democrático quedaría lastrado; sería terrible que el aniversario de la Constitución coincidiera con un tijeretazo sin precedentes al poder legislativo”.

Por otra parte, el Presidente del Senado ha reivindicado “el buen hacer de nuestro Senado a lo largo de los cuarenta años de nuestra democracia constitucionalcomo órgano parlamentario de representación de las Comunidades Autónomas, definido por la Constitución Española, que ha cumplido cabalmente con todas las funciones que la Constitución le asigna”. Asimismo, García-Escudero ha hablado de la conveniencia de reformar la Cámara Alta, dejando claro que si hablamos de la necesidad de reformar la segunda cámara “no es por sus carencias en el cumplimiento de sus funciones parlamentarias, que nunca han existido, sino por la necesidad de potenciar su carácter y sus funciones específicamente territoriales”.

Respecto a la reforma de la Carta Magna, para él, cualquier reforma de la Constitución Española debe tener unas condiciones mínimas y unos fines muy determinados. “Debe hacerse estrictamente dentro del procedimiento de revisión establecido por la propia Constitución y ha de hacerse con un grado de consenso similar al que la alumbró hace cuarenta años y que es una de las claves de su éxito”, ha asegurado el Presidente del Senado en su conferencia. Pío García-Escudero ha sido muy claro asegurando que no se debe plantear una reforma constitucional sólo para contentar a quienes están frontalmente en su contra del marco legal. Es más, “lamentablemente, el actual contexto de permanente desafío al orden constitucional por parte de los partidos secesionistas, es la causa de que, a fecha de hoy, alcanzar el acuerdo imprescindible para la reforma del Senado sea poco menos que una quimera”, ha concluido. 




  • Imagenes
Estás viendo del 1 al 9 de 9 registros.

Voces relacionadas

  • No existen voces relacionadas.